Casa
Contacto

Asociación Argentina de Scouts de Baden Powell (BPSA)

 


¿Quienes Somos?
La Asociación Argentina de Scouts de Baden Powell (BPSA) fue fundada en julio de 2001 y reconocida como Persona Jurídica por la Inspección General de Justicia de la Nación en marzo de 2003, de conformidad con la resolución N° 284/2003. La Asociación es miembro del Movimiento Scout siendo parte de la Federación Mundial de Scouts Independientes (WFIS) convencidos de que es posible un Escultismo que responda a las distintas necesidades de las diferentes culturas y regiones donde niños y jóvenes deciden participar de lo que denominamos “El Gran Juego”.
Quienes conformamos la BPSA somos voluntarios que consideramos que el Escultismo es una apuesta que merece la pena, en tanto brinda herramientas que permiten a niños y jóvenes hacer frente a los desafíos de nuestra época.
Estamos convencidos de que el destino de nuestro planeta depende de la educación de niños y jóvenes, en consonancia con las familias y comunidades. Esta transformación nunca es solitaria sino comunitaria, solidaria con otros, caracterizada por un compromiso activo frente a las necesidades comunes. El objetivo del Escultismo siempre ha sido la formación de ciudadanos activos siendo un proceso que comienza desde temprana edad y que no puede ser virtual sino poniendo el cuerpo en movimiento junto con otros para jugar, explorar, vivir aventuras, ir al encuentro con los otros e interrogarse por la realidad para intervenir en ella generando acciones valiosas para la comunidad de la que somos parte.



 ¿Cómo se benefician los niños y jóvenes del Escultismo?
Lo que denominamos Método Scout es un sistema de trabajo que brinda la posibilidad de que cada uno de los participantes se desarrolle en función de sus características e intereses personales, adquiriendo progresivamente responsabilidades para consigo mismo y para su grupo de trabajo. Un código de vida con el cual se comprometen (Ley Scout) orienta la convivencia y da sentido a las distintas acciones.
La vida en la naturaleza, el trabajo junto con otros, la aventura, los aprendizajes necesarios para el juego; los preparan para tomar las riendas de su propia vida favoreciendo el desarrollo de las habilidades necesarias para la vida cotidiana, brindando conocimientos básicos de salud, promoviendo conductas preventivas para evaluar y hacer frente a distintos riesgos.
Guiados por los valores de la Ley Scout y durante su paso por el Movimiento, niños y jóvenes no solo se sensibilizan sino que son invitados a realizar acciones solidarias ante las problemáticas sociales, ambientales y de salud comunitaria que exigen el compromiso de todos para la construcción de soluciones viables y respetuosas de la dignidad de las personas
La orientación hacia el descubrimiento y compromiso con su Fe favorece el desarrollo de sentidos de la vida por fuera de los modelos sociales deshumanizantes que atraviesan nuestra realidad y cultura.


Aprender haciendo

El Escultismo como método educativo forma parte de los movimientos de educación activa que invitan a cada niño y joven a comprometerse en su educación en un formato que no es sin el trabajo con los otros.
Un Scout es quien forja su propio destino.
Como método el aprender – haciendo permite adquirir conocimientos necesarios para la vida y el desarrollo de los valores a través del juego, la vida al aire libre, la aventura, la vida del grupo, el servicio a la comunidad; forjando amistades que no son pasajeras sino que duran toda la vida.


Un aprender abierto a la trascendencia

Es imposible vivir la actividad en la naturaleza sin la referencia a aquello que nos trasciende, por ello la cuestión religiosa – espiritual no es ajena a lo que surge de las actividades. En la BPSA existen grupos homogéneos religiosos que funcionan en el seno de distintas comunidades religiosas, pero los mismos no son grupos de formación religiosa sino de acción. También existen los grupos con tradiciones religiosas de sus participantes.


¿Por qué formar un Grupo Scout o inscribir a nuestros hijos?

Como padres vivimos una época donde por diversos motivos los niños van de un lado a otro en distintas actividades donde no alcanzan a formar lazos sociales estables. En los scouts los lazos de amistad son muy fuertes… se aprende a convivir, a trabajar juntos, a divertise, a compartir la angustia pero también los sueños.
En los scouts partiendo de un programa progresivo en cuanto a contenidos y responsabilidades, cada uno cuenta por quién es; tratamos de encontrar y desarrollar la potencialidad que es distinta en todos. Fomentamos el encuentro entre las familias ya que mas allá de las reuniones de los sábados es común que algunas casas se conviertan en un lugar de encuentro donde los chicos y chicas se encontrarán contenidos por una comunidad de padres que los aloja, y que a su vez puede acercarse a colaborar con los grupos o sumarse a las acciones de la comunidad.
En los Scouts las personas son reales y no virtuales, en el Grupo no se “bloquea” o “elimina el contacto” sino que se enfrentan las situaciones problemáticas y conflictivas con el apoyo de los adultos. Se juega, se ama, se vive, se sueña, ser realiza, se festeja junto con otros y sin necesidad de utilizar otros caminos que prometen la felicidad por vías que terminan provocando daño… nadie es feliz solo, somos felices porque hacemos cosas juntos.


¿Todavía no inscribió a su hijo/a a la BPSA?

¿Quiere recibir asesoramiento para formar un Grupo Scout?

Comuníquese con nosotros al mail info@bpscouts.com.ar





 

 

Texto original